Ruta por Costa Rica: 3 semanas de Pura Vida

domingo, abril 14, 2019 0 45

La idea del viaje surgió porque de la noche a la mañana nos quedamos sin trabajo y decidimos darle buen uso a nuestra libertad. En febrero hace un frío horrible en Berlin y pasar 3 semanas en Costa Rica nos sonaba genial. Febrero es un mes buenísimo para visitar Costa Rica, no es temporada alta ni época de lluvias en el Pacífico.

Como nuestro viaje fue pensado y hecho no fuimos con la ruta decidida. Intentamos evitar los sitios más turísticos y la verdad es que disfrutamos un montón sin sentirnos estafados o tener que hacer colas. Solo me arrepiento de no haber visitado Corcovado. No fuimos porque quedaba muy lejos, pero todos los viajeros nos dijeron que fue lo más impresionante que vieron. Si quieres más detalles, no te pierdas mi álbum destacado de Costa Rica en Instagram (incluye mi arriesgada experiencia con el surf).

Día 1- San José

San José es la capital de Costa Rica y donde aterrizó nuestro avión. Vimos que tenía atractivo turístico (plazas bonitas, museos, teatros) pero no le dedicamos tiempo y la usamos como ciudad de paso (sorry San José!). Tomamos el desayuno típico de gallopinto con huevo, perdimos la mayor parte del día negociando para alquilar un 4×4 a buen precio y comimos una parrillada deliciosa en el Restaurante Nuestra Tierra. En este post te dejo algunos regalitos, entre ellos un descuento para alquilar el coche, ¡espero que te ayude!

Día 2 – Excursión al volcán Irazú

Volcan IrazuEste volcán está a hora y media de San José y es el más alto de Costa Rica. Tuvimos suerte con el tiempo porque apenas hubo nubes ese día y pudimos ver bien los cráteres.
El paisaje es bonito desde allá arriba, pero tampoco nos impresionó tanto. Fue llegar, ver el volcán, pasear un rato y conducir hacia nuestro siguiente destino, Jacó.
 

Día 3 – Surf en Jacó

Jacó es un pueblo surfero que tiene mala reputación porque es demasiado turístico, sucio y ruidoso, con muchos restaurantes, hoteles y fiesta. Nosotros pasamos una mañana de surf genial. Fuimos directos al Selina (que está justo en la playa), reservamos una clase de surf en el hostal con un instructor buenísimo (Matías) y disfrutamos un montón. El oleaje es excelente para nivel principiante o intermedio, olas suaves y largas. Yo surfeé 8 olitas en 2 horas, wowowooo!

Día 4 – Parque Nacional Manuel Antonio

Este parque lo visitamos sin guía y fue un error, los guías saben dónde llevarte para que no te pierdas ningún bicho! Aún así vimos perezosos, monos cariblancos, monos aulladores, ardillas, mapaches, iguanas y muchos cangrejos en la playa. La playa que hay atravesando el parque es preciosa. Hicimos un picnic ahí con comida que llevábamos en la mochila y por suerte nos dejaron entrar al parque.

Días 5 a 9 – Santa Teresa

Nos levantamos pronto y condujimos 3 horas hasta Puntarenas. De ahí cogimos un ferry a Paquera, y 50 km después nos plantamos en Santa Teresa.
Ay, ¡Santa Teresa!. Belleza por todas partes. La gente, las playas, los atardeceres, la comida, el rollito surfero. TODO.
Si te gusta el surf, merece la pena pasar unos días aquí. Olas espectaculares (a mí se me quedaban grandes), playas de arena blanca, restaurantes para todo tipo de presupuesto, música en directo… un paraíso.
Para comer bien y super barato ve a la soda Pura Vida (enfrente del hostal Selina) y pídete un casado o el burrito de pescado.
Si no te importa gastar un poquito más, prueba el pulpo de Kika y quédate hasta el final, que quitan las mesas y se montan la fiesta con bandas de música en directo.

La pizzería TP8 donde trabaja nuestro instructor de surf Allan nos flipó, y el brownie que probamos allí, el mejor de nuestra vida. Solo tienen un postre en la carta y es por algo. Cualquier plato de Fish Bar (todo brutal) y el ginger pork en Kojis muy rico también!
Ah, no te vayas sin tomar un brunch en The Bakery y sin probar un smoothie en Zwart Café, que además está decorado precioso y no sé qué tipo de casting han pasado los camareros pero estaban todos buenísimos.

Día 10 – Excursión a Montezuma

Montezuma es un pueblito bohemio a media hora de Santa Teresa. Fuimos a pasar el día y a conocer sus cascadas. La caminata a la catarata empieza cerca de la calle principal, solo hay que preguntar a los lugareños. Para esta excursión llévate zapatillas para no resbalarte por las rocas y bañador para refrescarte en las cascadas. Después de comer condujimos a Manzanillo para ver la puesta de sol. Fue mágico.

Días 11 y 12 – Monteverde y Santa Elena

Pasamos medio día en la carretera conduciendo hasta Monteverde y al llegar al hostal tuvimos que sacar por primera vez la chaqueta de la mochila. En Monteverde las noches son frías y las mañanas cálidas pero húmedas.
En el hostal nos recomendaron visitar la Reserva de Santa Elena, que recibe menos visitantes que el bosque de Monteverde y es similar en cuanto a flora y fauna.

Pagamos 17$ por entrar a la reserva y 20$ al guía por una visita de 3 horas. Es imprescindible visitar esta reserva con guía. Aún así, no vimos muchos animales («solo» tarántulas, monos aulladores y perezosos), pero flipamos con la vegetación tan frondosa. Ahí están los auténticos pulmones del mundo. Nos contaron que puede haber hasta más de 300 especies de plantas en un solo árbol!
En Santa Elena no hay puentes colgantes ni canopy, que son tirolinas para pasar por los árboles a más de 30 metros. Si te interesa esto es mejor que visites el bosque de Monteverde.
Al volver al hostal nos dimos un bañito en el jacuzzi. El hostal Selina de Monteverde llevaba 1 semana abierto y fue como estar en una villa de lujo (por 14$ la noche).

Costa Rica

Días 13 y 14 – La Fortuna y Volcán arenal

Llegamos por la tarde a La Fortuna y paseamos por el pueblo, compramos souvenirs baratos y cenamos como reyes en Soda Víquez. Al día siguiente quisimos visitar el volcán Arenal pero estaba nublado y no vimos nada. Nos contaron que muchas veces se ve salir lava de su cráter y se pueden escuchar las explosiones del interior, pero no tuvimos esa suerte. Por la tarde nos dimos un baño en las aguas termales que hay debajo del volcán.

Día 15 – Caribe fail

Costa RicaDecidimos arriesgarnos y conducir a Puerto Viejo aún sabiendo que llevaba 3 días lloviendo sin parar en el Caribe. La lluvia era tan fuerte que no nos dejaba dormir. Al día siguiente hicimos la mochila y nos fuimos de vuelta a la zona del Pacífico para pasar los últimos días en la provincia de Nicoya, secos y bajo el sol. Por lo menos vimos al perezoso de la foto (el pobre se había caído de un árbol).

Días 16 y 17 – Nosara

Nosara es muy especial. La mayoría de sus playas son áreas protegidas y cuesta ver bares o locales comerciales. Está altamente conservada y parece que el único estilo de vida allí es el surf y el yoga. El atardecer en Playa Guiones, con sus 6 km de playa y bosque virgen, fue espectacular. En Nosara también nos alojamos en Selina. Ese fue el hostal más increíble de todo el Selina Tour, decorado con estilo balinés.

Días 18 a 21 – Santa Teresa

Costa RicaSanta Teresa nos gustó tanto que quisimos volver los últimos días para despedirnos. Esta vez hicimos una excursión a las piscinas naturales de Mar azul, en Mal País, y desayunamos en el Hotel Horizon con unas vistas preciosas al océano.
 
 
 
 
 
Espero que te haya gustado este post y te sirva para preparar el viaje a Costa Rica (o para soñar con él!). Costa Rica es un lugar donde encontrarás aventura pero también paz, donde podrás tomarte una Imperial viendo atardeceres increíbles, hacer surf, yoga, caminar por bosques lluviosos, escuchar el griterío de los monos aulladores, conducir por carreteras de cuento y hablar con los lugareños. En eso consiste la Pura Vida, que es el lema del país, en la vida simple y sin preocupaciones.

 
Alba

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *